13.8.04

Primigenio: eje de la memoria colectiva del primer desertiano

Desertia*, 1° de enero de 0001



Sé que en algún momento del bocho se encuentra la salida, la macro que al activarse me lleve hasta donde estás. Mientra tanto, voy practicando quedarme.

A veces me duermo, confieso; a veces despierto todavía en un sueño extraño que no es placentero, pero que tampoco es una pesadilla. Hay que ser justos con la suerte que estamos echando.

Eso sí: la calentura me dura todo el tiempo, y es difícil predecir cuándo se enfriará este planeta abandonado donde vine, hace tantos años, a buscar una vigilia más benigna y un descanso menos cruel.

Claro que no todo es incierto en Planeta Desierto: he visto que si queremos ser Guaterresistant debemos cargar la cantimplora con licor cuando vayamos a acostarnos: el cruce del llano que separa la luz de la luz no nos depara ningún oasis.

* En honor a "Atopia", ciudad imaginaria, esbozo de esta Rosario en la que vivimos, realidad paralela inventada por Beatriz Vignoli.

Dedicado a OC porque sí y a Washington Cucurto por su "La luna en tus manos", editado por Mercedes Gómez de la Cruz en Junco y Capulí (ya que estamos, va para ella también) en este mismísimo año de 0001

2 Comments:

Blogger OC said...

genial, me encanto..
ensañame a quedarme, yo simpre me estoy llendo..
sin poder llevar nada en mi cantimplora; yo soy el agua

10 de agosto de 2004, 15:51  
Blogger OC said...

aclaración para el desconocedor :
llendo de yendo lleno

10 de agosto de 2004, 15:59  

Publicar un comentario

<< Home